Canillitas
Volver
Escrito por : Iván Rodríguez
DE LA FINANCIACIÓN PÚBLICA DE MANIFESTACIONES CULTURALES RELIGIOSAS
 

Indigo1

 Pamplona, Colombia

 

En un país tan católico como lo es Colombia, son comunes las manifestaciones culturales asociadas a celebraciones religiosas. De hecho, en varias ocasiones se han emitido leyes que declaran a dichas manifestaciones “patrimonio cultural inmaterial de la Nación". Estas leyes llegan incluso a establecer que el Estado podría destinar recursos para fomentar, promover, difundir, conservar, proteger y desarrollar estas manifestaciones culturales.

Sin embargo, hay que recordar que el Estado colombiano es laico y como tal debe mantener en todo momento neutralidad religiosa, por tanto no sería adecuado que se destinaran recursos para promover una religión en particular usando como excusa que es una manifestación cultural.

 
Este debate ya ha tenido lugar en la Corte Constitucional que, en su sentencia C-224 de 2016, analizó la Ley 1645 de 2013 “por la cual se declara Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación la Semana Santa de Pamplona, Departamento Norte de Santander, y se dictan otras disposiciones”, y cuyo artículo 8 incluyó la posibilidad de que en adelante el Municipio de Pamplona pudiera financiar el desarrollo de esta manifestación cultural. Esto generó una demanda de inconstitucionalidad.


En este trámite, el entonces Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, intervino solicitando que se declarara que la norma estaba ajustada a la Constitución, por ser una manifestación cultural y por tener el Estado una obligación de promover y facilitar la vida cultural sin haberse establecido una forma precisa para ello, lo que permitía una amplia configuración de estas obligaciones, que a su juicio incluía la posibilidad de que el Estado entregara recursos públicos para estos fines. Continúa diciendo que la neutralidad del Estado “no deriva en que exista una indiferencia o rechazo del Estado frente al fenómeno religioso o muchos menos que tenga prohibido proteger las manifestaciones religiosas de las personas”. Remata señalando que se deben tener en cuenta los mismos fundamentos que tuvieron en cuenta para avalar la constitucionalidad de la Ley que rinde honores a la Santa Madre Laura Montoya.


Ordóñez olvidó, sin embargo, que en la Ley de la Santa Madre Laura Montoya se declaró inconstitucional el Artículo 4, que señalaba: “En el convento Madre Laura del municipio de Medellín, donde reposan los despojos mortales de la Madre Laura, la Nación exaltará y honrará su memoria en forma permanente mediante la construcción de un mausoleo para la peregrinación de los fieles, (sic) cuya construcción el Ministerio de Cultura dispondrá de los recursos necesarios para la realización de esta obra”; esto demuestra que no es válido destinar recursos públicos a la promoción de una determinada fe.


La Corte Constitucional concluye indicando que el patrimonio cultural de la Nación puede tener origen religioso, que además el Congreso tiene la facultad de autorizar al Gobierno Nacional a asignar recursos para cumplir una ley que declara una manifestación cultural como de patrimonio cultural inmaterial de la Nación, pero que no lo puede obligar a destinar esos recursos. Sin embargo, cuando la manifestación cultural es de contenido religioso hay que recordar que, al ser Colombia un Estado laico, debe ser neutro religiosamente y no debe promover ni patrocinar ninguna religión. Ante lo cual “la Corte concluye que la autorización para destinar recursos públicos con miras al estímulo de un rito religioso –en concreto las procesiones católicas de Semana Santa en el municipio de Pamplona- vulnera los artículos 1º y 19 de la Constitución en lo concerniente a la laicidad del Estado y el deber de neutralidad religiosa.” (Sentencia C-224/16)


Hasta aquí el debate parecería cerrado, pero…


La Corte Constitucional emitió la Sentencia C-567/16, donde estudió la norma que declara patrimonio cultural inmaterial las procesiones de Semana Santa y el festival de música religiosa de Popayán, y de paso autorizó al gobierno a financiar la fiesta. A
quí la Corte definió que: “el Estado no puede 1) establecer una religión o iglesia oficial; 2) identificarse formal y explícitamente con una iglesia o religión; 3) realizar actos oficiales de adhesión, así sean simbólicos, a una creencia, religión o iglesia; 4) tomar decisiones o medidas que tengan una finalidad religiosa, mucho menos si ella constituye la expresión de una preferencia por alguna iglesia o confesión; 5) adoptar políticas o desarrollar acciones cuyo impacto primordial real sea promover, beneficiar o perjudicar a una religión o iglesia en particular frente a otras igualmente libres ante la ley. Para adoptar normas que autoricen la financiación pública de bienes o manifestaciones asociadas al hecho religioso 6) la medida debe tener una justificación secular importante, verificable, consistente y suficiente y 7) debe ser susceptible de conferirse a otros credos, en igualdad de condiciones” (Sentencia C-567/16).

Entonces definió que en este caso “a diferencia de lo que ocurrió en el caso resuelto en la sentencia C-224 de 2016, en esta ocasión 4) el legislador no adopta medidas que tengan una finalidad religiosa.”, sino que estaba buscando conservar un rasgo cultural de implicaciones de todo orden, por lo que, junto con otras razones de menor importancia, la norma es constitucional ya que encontró que cumplía con todos los requisitos anteriormente señalados.


Así, en una sentencia de mayo de 2016 (C-224 de 2016), la Corte Constitucional dijo que no era posible autorizar la destinación de recursos públicos para financiar una fiesta religiosa, pero en una sentencia de octubre de 2016 (Sentencia C-567/16) dijo que sí, siempre que tenga una justificación secular.

Días después vino la Ley 1812 “POR MEDIO DE LA CUAL SE DECLARA PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA NACIÓN LA CELEBRACIÓN DE LA SEMANA SANTA DE LA PARROQUIA SANTA GERTRUDIS LA MAGNA DE ENVIGADO, ANTIOQUIA Y SE DICTAN OTRAS DISPOSICIONES”. En esta Ley se incluyó el siguiente texto: “Artículo 8°. A partir de la vigencia de la presente ley, la Administración Municipal de Envigado y la Administración Departamental de Antioquia, estarán autorizadas para asignar partidas presupuestales de su respectivo presupuesto anual, para el cumplimiento de las disposiciones consagradas en la presente ley”, l
o que será el origen del siguiente capítulo de este debate, pues muchos no quedamos contentos con la Sentencia C-567/16. No puede ser que se recorte el presupuesto para el teatro y las artes, pero se financie la Semana Santa, así se diga que la financiación de la Semana Santa no promueve una religión, sino un acto cultural. 

 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
VER TAMBIÉN:
 
El pasado es mucho menos estable de lo que creemos: Juan Gabriel Vásquez
Sobre La Oculta: La estela de los ausentes
"Los Once": El símbolo como espacio de reconciliación
 
 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Septiembre 2017
D L M X J V S
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

telegramas-bt

canillitas

paute-bt