ElCamerino
Volver
Escrito por : Lucía Martínez

 Para conmemorar el cierre del primer semestre del año Colombia - Francia, recordamos la entrevista al coreógrafo francés Mourad Merzouki, quien visitó al país por segunda vez con su obra Pixel. 

 

Merzoukiportada

 Pixel, obra de Mourad Merzouki

 

 Desde hace un tiempo usted viene tejiendo una relación más cercana con la escena artística colombiana. Hace dos años participó en la Bienal Internacional de Danza de Cali y en el Festival Danza en la Ciudad en Bogotá con una adaptación de la obra Recital de su compañía Käfig, hecha con bailarines colombianos. Ahora regresa a presentar su obra Pixel en el marco del Año Colombia Francia, el cual ha permitido una serie de diálogos interculturales muy valiosos para ambos países. ¿Qué significa para usted la posibilidad de fortalecer lazos culturales con un país como Colombia a través de sus creaciones?

 

Es una oportunidad para conocer mejor al otro y para hacerse conocer, descubrir, compartir y enriquecerse mutuamente. Los viajes, el encuentro con el otro, siempre ha sido un motor en el desarrollo de mis proyectos, fuente de inspiración de mis creaciones. Mi voluntad es de poder aportar al público colombiano otra mirada sobre la danza hip-hop, sorprenderlo con la emoción que esta danza puede suscitar, así como su poesía.

 

 Los lenguajes de sus obras transitan por diferentes expresiones artísticas que van desde la danza contemporánea, el hip – hop, la acrobacia, las artes marciales y las técnicas audiovisuales, entre otros, con los cuales se ha sumergido en procesos de creación en los que se pueden apreciar rasgos de cada uno de esos géneros ¿Cómo ha sido el ejercicio de crear una propuesta escénica que vincule todos esos lenguajes logrando que se articulen entre sí de manera orgánica? 

 

 Siempre me ha gustado mezclar el hip-hop con otras formas artísticas : me gusta el hecho de que sacuda al público, que lo lleve a espacios desconocidos. Ese es el estado de ánimo de Pixel. Este proyecto era ambicioso en ese sentido y para lograr sincronizar los movimientos de los bailarines y las proyecciones de video tuvimos que trabajar 4 meses y medio. Son numerosos ensayos que movilizan mucha gente. Fue necesario que cada uno se adaptara al universo del otro. El reto era encontrar un equilibrio entre las proyecciones y la coreografía para que las imágenes no aplastaran a los bailarines y se tejieran perfectamente entre sí.

 

Sus creaciones han buscado dar un papel importante a las mujeres, como valiosas representantes de los géneros artísticos que constituyen las piezas ¿cuál ha sido la importancia de esta apuesta en su experiencia como bailarín y director, y cuál ha sido el impacto que esta decisión ha tenido dentro de su compañía y las creaciones que han llevado a cabo?

 

Las mujeres eran pocas cuando la danza hip-hop emergió en Francia. Las cosas han cambiado hace unos años. Hoy en día, en mi opinión,  su presencia aporta mucho en la escritura de espectáculos. En el caso de Pixel, esto abrió posibilidades en la construcción de la obra. La relación entre los cuerpos y los gestos son diferentes… Es también una manera de hacer avanzar el hip-hop.

 

Merzouki2

 Mourad Merzouki

 

 Regresa a Colombia para presentar Pixel, una obra que desafía los límites entre la realidad y la virtualidad. ¿Cómo fue el proceso de creación de esta pieza en la cual el cuerpo, la música y el lenguaje digital se conectan permanentemente creando atmósferas, escenarios y situaciones fantásticas para el espectador?

 

 De manera general en mi trabajo me gusta aventurarme en terrenos desconocidos. Es mi estado de ánimo para cada espectáculo nuevo. Fue así como conocí a Claire Bardainne y Adrien Mondot en el festival RVBn en Bron, para el que me habían comisionado un espectáculo mezclando danza y arte digital. Juntos montamos un proyecto para una decena de bailarines amateurs llamado Pixel. El proceso me sedujo y quise seguir la aventura con bailarines profesionales.

 

  Me propusieron espacios de juego a partir de programas que habían creado para algunos espectáculos. Trabajamos primero sobre las pantallas. Me decían qué era posible hacer con ciertas proyecciones y yo intentaba imaginar rutinas, solos, ver cómo la danza podía integrarse y lo que podía provocar como efectos visuales. Estábamos en un dialogo continuo. Al final no se sabe si es la danza o el video el que dirige y eso era lo que buscaba. 

 

 Adrien Mondot y Claire Bardainne trabajan mucho en blanco y negro sobre fondo negro ; yo quería algo más caluroso así que trabajamos la luz y la escenogrfafía en ese sentido.

 

¿Por qué seguir creyendo en el arte como una herramienta de resistencia a las situaciones adversas que enfrentamos hoy día como sociedad y a la vez como un mecanismo de transformación de la realidad que nos contiene?

 

 En mi opinión, cuando uno está en contacto con el arte, se involucra la emoción, la sensibilidad y otras cosas que no se viven en otro lugar. Esto aporta poesía a nuestro día a día, nos permite comprender mejor el mundo en el que vivimos, interrogarlo y ser sacudidos. Todas estas sensaciones ayudan a construir el ser humano.  El arte libera.

 

 

 

VER TAMBIÉN:
 
La defensa del dragón
Natalia Orozco: "Perdí cualquier tentación de inmediatez"
La risa es una manera de castigo": Daniel Samper Ospina
 
 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Septiembre 2017
D L M X J V S
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

telegramas-bt

canillitas

paute-bt