ElLibrero
Volver
Escrito por : Mario Henao

 El club de lectura El fuego secreto inicia por tercer año consecutivo su programación. Se trata de la oportunidad de compartir una de las experiencias más significativas, la de la lectura. 

 

Pigliaportada

 

 

 La conversación es una actividad que reúne, pone en común y crea espacios potentes de relación. Es una de las formas de ponerse en juego, de arriesgarse, pues motiva la expresión y construye experiencias completas que viven y mueren en el instante y tiempo que dura el intercambio de pensamientos. Precisamente eso es una conversación, poner en contacto pensamientos que chocan, se complementan y crean nuevas formas de ver y estar en el mundo. Eso es lo que se promueve en el club de lectura El fuego secreto que por tercer año consecutivo se realiza y reúne en la hermosa librería Casa Tomada, ubicada en el barrio Palermo de Bogotá.

El club toma su nombre de la novela de Fernando Vallejo, en la que el autor antioqueño narra parte de su vida en Bogotá. Pero el fuego secreto no solo hace referencia a una obra literaria, sino que indica una imagen adecuada para un club de lectura que se interesa por los textos que narran y describen otras formas de vida que son luminosas como el fuego pero que, extrañamente y a pesar de su luminosidad, por mucho tiempo se han ocultado. La intención del club es poner en común las lecturas de escritos que comparten una experiencia o historia en donde la diferencia y la diversidad son protagonistas. Se trata de libros que comentan y exponen la vida de homosexuales, lesbianas y de todas aquellas existencias que se desvían de una norma común y tradicional.

De cierta forma, podría decirse que el club gira en torno a la literatura gay u homosexual. No obstante, esa manera de referirse a ese grupo de libros implica varias dificultades. La literatura es universal, pues es un discurso sobre lo humano y sus relaciones. Ocurre que en ocasiones esas relaciones no son las hegemónicas y tradicionales, pero eso no hace que las historias que se narran sean dirigidas a un grupo específico. Detrás del nombre literatura gay hay un interés por reducir el alcance de esas historias, es decir, en la misma intención de lectura se encuentra el principio de discriminación que ha permanecido durante gran parte de la historia. Los gays están destinados a la exclusión incluso en la misma lectura de la literatura, pues cuando se narran se les asigna a un lugar de especificidad que parece los excluye de lo humano universal. Es cierto que las historias de chicos que se enamoran de chicos, de mujeres que aman mujeres, de hombres que quieren ser mujeres o de todos aquellos que revolucionan su cuerpo y sus orientaciones entablan una relación más directa con quienes han vivido esas experiencias, pero eso no las convierte en literatura limitada. Pensar de esa forma significaría suponer que los libros en los que se narran las atrocidades de la violencia, como el secuestro, las masacres o el holocausto, se conglomeran en un tipo de literatura que se reduce a quienes pasaron por esas experiencias. Cuando se habla de literatura del holocausto no se reduce a un grupo específico de lectores, por el contrario, se invita a que todos compartamos una serie de sensaciones que nos sensibilizarán o nos expondrán un momento de la humanidad altamente doloroso y que nos describe como especie.

Durante los dos años que lleva el club, reuniéndose los terceros jueves de cada mes, se han leído historias que señalan y expresan los conflictos humanos que cualquier sujeto que vive en este mundo experimenta. La novela de Fernando Molano, Vista desde una acera, es un testimonio de una vida que fue apagándose más rápido de lo que se esperaba y eso, en un país como Colombia, no es exclusivo de la población con orientaciones e identidades diversas. Molano acerca a los lectores a la experiencia de vida que transforma, el amor y, al mismo tiempo, al enfrentamiento con los obstáculos constantes que toda intención genera. Además, este autor bogotano convierte el lenguaje cotidiano en una muestra de la literariedad que hay en este.

El texto de Edouard Louis, Para acabar con Eddy Bellegueule, también es un testimonio de la resistencia y una exposición de una sociedad que no permite ningún tipo de desarrollo para quien no se ajusta a las formas de representación tradicionales. En la sociedad actual solo unos pocos podrán recibir el premio de una vida mejor. Louis parece decir que en un mundo como el contemporáneo hay que ser un héroe para poder escapar e intentar ser feliz. No hay lugar para los débiles. Aparentemente vivimos en un mundo gobernado por la perspectiva evolucionista darwiniana que contamina incluso la vida social.

Las obras tradicionales como Alexis o el tratado del inútil combate, de Marguerite Yourcenar, Confesiones de una máscara, de Yukio Mishima o Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas, no se dirigen solo a los hombres homosexuales, pues relatan una historia de sobrevivencia y de determinación que se pregunta por las formas en que el sujeto se construye a sí mismo y cómo desde esa experiencia descubre su propia vitalidad que se convierte en enfrentamiento con el mundo; es decir, todos temas universales por los que cualquier sujeto pasa. Estos son algunos de los títulos que han sido objeto de conversación en El fuego secreto y que han servido como excusa para compartir formas de estar, de ver y de pensar en el mundo y su experiencia.

El club es, además, la oportunidad para que muchos lectores descubran autores e historias que señalan unas formas que pueden ser conocidas pero que permanecían como un fuego secreto. Autores que nunca se han asociado a ese tipo de literatura pueden ser comprendidos desde la perspectiva que la diversidad habilita. Y también es la ocasión para que se redescubran autores potentes, como el caso de Fernando Ponce de León y su intensa y maravillosa novela Matías. El club ofrece el espacio de lo desconocido que impresiona, sorprende y emociona, por eso es el lugar también para que los nuevos escritores den cuenta de sus narrativas impregnadas de la movilidad de la actualidad y de sus propias construcciones del mundo, como ocurrió con el gran debut literario de Giussepe Caputo con su novela Un mundo huérfano.

Los dos años de existencia son una muestra también de la resistencia y esfuerzo que implica sostener un espacio en donde la lectura sea la protagonista, y por ese motivo se celebra que se mantenga una iniciativa como esta, lo que significa que este 2017 el club mantendrá su actividad y Casa Tomada abrirá nuevamente sus puertas para que todos aquellos que quieran compartir el placer lector y la mirada diversa que toda literatura propone, lo hagan. De esta forma, el pasado jueves 16 de febrero se dio inicio al club con la lectura de un autor que, mientras más pasa el tiempo, más sorprende. Se trata de Andrés Caicedo de quien se leyó Mi cuerpo es una celda, una autobiografía reconstruida con cartas, fragmentos de diarios, críticas de cine por el cineasta chileno Alberto Fuguet. Es la oportunidad de acercarse a un autor que tiene muchas puertas de entrada y de las que hasta ahora solo se conocen algunas.

La próxima sesión del club será el jueves 16 de marzo. En esta ocasión se hará un pequeño homenaje a Ricardo Piglia, recientemente fallecido. Su novela Plata quemada brinda una mirada, desde la novela de género policial, a un mundo en el que la diversidad sexual tiene otros matices y otras justificaciones, pero donde tiene lugar.

El club de lectura El fuego secreto pretende ofrecer un espacio de conversación, de charla y de intercambio en donde se pueda manifestar un hábito que tiene su origen en la soledad, pero que se convierte en uno de los lazos que más nos relaciona y conecta con la vida del otro.

 

----------

El próximo jueves se hará el homenaje a Ricardo Piglia en Casa Tomada a las 6:00 PM, donde El fuego secreto vovlerá a encenderse para hablar de su novela Plata Quemada. Para más información, puede vistar este enlace.

 
 
VER TAMBIÉN:
 
De la orfandad a los nuevos mundos
Lorenza y nada más
A través del agua
 
 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Febrero 2018
D L M X J V S
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 1 2 3

telegramas-bt

canillitas

paute-bt