LaRadiola
Volver
Escrito por : Lina Salas

Entrevistamos a Ali Stone, la multi instrumentista y DJ colombiana recomendada por la Billboard como una de las artistas para seguir durante el 2016. 

 

Stoneportada

 Fotografía cortesía de Criteria

  

Las DJs, las pocas que se han atrevido a desafiar un mundo dominado por los hombres, a menudo son recibidas por el público con menor emoción que sus contrapartes masculinas. Además de enfrentarse a los obstáculos de género, Ali Stone vio nacer su carrera lejos de casa, en un idioma y con un público extranjero, impulsada por una formación musical única y llena de sorpresas. Sus logros, desconocidos en gran medida por la audiencia colombiana, hicieron que Billboard la resaltara en el 2016 como uno de los cinco artistas para seguir.


La DJ colombiana estuvo de paso por Bogotá, ciudad a la que denomina su “centro de operaciones” para Latinoamérica, antes de irse de gira por varias ciudades de Estados Unidos. Revista Artificio habló con ella sobre su pasado musical y sus influencias, sobre su proceso de composición y las historias detrás de sus canciones, y sobre las dificultades de ser mujer en la escena electrónica.


¿Cómo fue ese paso de una formación en música clásica a rock y finalmente a música electrónica?

 
Fue un paso muy raro porque son casi que opuestos. Empecé con la música clásica porque la primera vez que vi una presentación musical fue en mi colegio; yo tenía cuatro años y vi a una niña tocando piano clásico y dije: “Suena divino, quiero aprender esa música”. Comencé a estudiar las obras de Mozart, de Beethoven, y después luego me fui por Rachmaninov. Después empecé a estudiar flauta y a los siete años decidí estudiar guitarra. Estudiaba con los guitarristas de Juanes y ellos fueron los que me llevaron al rock, a Green Day, a The Ramones. Esto fue un panorama muy distinto a lo que yo estaba acostumbrada, porque yo escuchaba música clásica y, en mi tiempo libre, una onda muy pop: S-club-7, Britney Spears, Shakira, todo muy diferente a esas nuevas influencias. Esta onda rockera me pareció fascinante, sobre todo por la improvisación de las guitarras, y a partir de ese estilo me fui hacia el bajo y la batería en mi adolescencia. Al graduarme del colegio me fui a París a tomar un año sabático y fue ahí donde me sumergí en todos los subgéneros que hay de la electrónica. Me llamó mucho la atención ver cómo cada género lograba crear un ambiente en una discoteca, y eso despertó en mí las ganas de crear algo así. Primero, a través de los remix, y luego en la producción, empecé entonces a incorporar todas esas influencias del rock, pop, de lo clásico, a lo mío.


¿Qué te lleva a empezar a tomar la decisión de escribir música en inglés?


La verdad, comencé con mi música en inglés porque inicié con una base de seguidores internacionales, no locales. Yo comencé con mi música a través de un remix que hice de Kesha, lo subí a Youtube y ella lo reposteó; después la disquera de ella lo sacó como remix oficial. Era una canción en inglés y se volvió muy popular en Estados Unidos, Australia, Europa. Después de que me ganara el concurso de Monsters University, eso hizo crecer mi fanaticada en Europa y en Asia, un público que no hablaba español. Ellos empezaron a pedirme una canción original y decidí sacarla en inglés porque era la forma de conectarme mejor con ellos, de generar empatía con esa base de público. Luego fue que gané reconocimiento acá; antes no sabían que era colombiana. Ahora, justamente este año, decidí que ya que tengo construida mi fan base internacionalmente, y que está creciendo mi base en Latinoamérica, voy a empezar a sacar canciones en español, en portugués, incluso en francés para atraer a otro público. Siento que al cantar en sus idiomas nativos se genera empatía: la gente se conecta más al ver la música en su idioma. Estoy muy emocionada de ver cómo va a ser el impacto de este nuevo riesgo, de que la gente vea la música más cercana a su cultura.


Esta fan base internacional te llevó este año a un gran reconocimiento: ser nombrada por Billboard como uno de los cinco artistas a seguir. ¿Qué ha cambiado después de esto, qué puertas se han abierto?

 
Fue una gran noticia para comenzar el 2016, porque no solo me nombraron sino que fui la única colombiana y la única mujer en la lista. Eso llamaba la atención y hacía que la gente se preguntara: "¿Quién es esta niña, quién es esta colombiana?". Eso llamó la atención hacia mi nombre, sumado a que mencionaban el tema del himno de Forever 21, y empezó a hacer que la gente pusiera más atención a mi música. Debido a eso me llamó un grupo que se llama el Formosa Group, que fueron los que hicieron la música de Mad Max, porque quieren trabajar conmigo en temas de soundtracks. Ha sido muy emocionante ver que esa gran puerta que me abrió Billboard logró sembrar mi nombre en varios ámbitos de la industria.


Vámonos un poco a tu proceso musical, ya que tú haces absolutamente todo el proceso creativo...

 
Generalmente con mis canciones yo empiezo haciendo la melodía, en el piano o en la guitarra, para tener la estructura básica de la canción, y a partir de eso empiezo a construir todas las capas de la canción. Grabo las baterías, las voces, hago todas las armonías vocales, los efectos para generar voces masculinas. Busco generar una atmósfera y cuando tengo todo armado las masterizo, me involucro 100% en el proceso de creación y finalización.
Me la paso encerrada en el estudio en ese proceso; nadie puede acercarse. Paso todo el tiempo ahí hasta que queda perfecta. Me gusta que el sonido que quiero quede tal cual me lo estoy imaginando. Es un proceso muy personal en el que busco quedar completamente satisfecha.


¿Cuál es la historia de tus sencillos?

 
Para cada canción, intento transmitir emociones musicalmente, sentimientos que quiero que se traduzcan tanto en letra como en melodía. Cuando uno se imagina que un olor puede estar asociado a un lugar o persona, es lo mismo que hago con la música. Obsessions se inspiró en una exposición de arte sobre vicios de las personas, personales y con objetos. Tiene una onda más oscura, más cruda. Forever, en cambio, es una canción muy feliz, habla de esa emoción de querer siempre estar junto a alguien o algo, y tiene melodías muy emocionantes. Falling for you está en la incertidumbre de no saber si uno se lanza cuando hay una atracción. Es un sentimiento medio oscuro, medio alegre, entonces está en un limbo que quise incluir con las melodías. Trato de imaginarme esos sentimientos y volverlos retratos sonoros.


Tienes muy presente a los fans en todas tus decisiones y en tu interacción con ellos. ¿Cómo te preparas para interactuar con ellos en un concierto? ¿Cómo es tu relación con ellos por redes sociales?

 
La verdad siempre he tenido una relación muy cercana y muy bonita con ellos, porque me parece importante ser agradecido con esa gente que lo apoya a uno cuando uno no es nadie. Me hace muy feliz ver que me acompañan, que comentan mis videos, que me escriben en inbox. Yo les estoy contestando a todos porque me gusta saber más de cada persona que está detrás del computador, me gusta saber en qué andan en sus vidas. Lo veo más como una amistad, lo siento como una familia que me ha apoyado y ha hecho crecer en mi carrera. Antes de mis conciertos me gusta hacer encuentros con ellos, disfrutar el momento, agregarle valor mi relación con ellos.


Tienes, además, un rol único que te ha posicionado: una mujer, colombiana, en la industria. ¿Cómo ha sido ese papel dentro de tu música?

 
Este rol como tal en la escena electrónica ha sido importante porque es una escena masculina, y mundialmente sigue siendo un poco machista. Representar un poco a las mujeres latinas, a las productoras, a las multi instrumentales, me hace querer abrir camino a todas las mujeres que quieren entrar; yo quiero ayudarlas a perder ese miedo a esa industria tan masculina. Quiero, a través de mis producciones, ayudar a dar legitimidad a esas mujeres, mostrarle a la gente el talento musical que puede tener una mujer. Por eso me emociona ver cómo cada más se abre este oficio y se posicionan otras mujeres.


Desde esta perspectiva, empezaste a tomar acciones en el proyecto Women Working for Women. ¿Cuáles son esas acciones que están llevando a cabo en el proyecto?

 
Desde el año pasado nació esta campaña, y somos ocho mujeres paradas desde profesiones que tradicionalmente han sido vistas como masculinas. Hay una tatuadora, una piloto, una skater, estoy yo como DJ, entre otras. Hemos estado promoviendo esa apertura en estos espacios, promoviendo que más mujeres incursionen en esto y llevando a cabo actividades sociales de empoderamiento hacia la mujer. Sí se puede ver que ha empezado a aumentar el reconocimiento a la mujer en estos espacios y cómo se pierde la asociación al género a través de la campaña. La gente está empezando a entender que un talento no se define por el género sino solo por su materialización.


¿Cuáles son tus planes para el futuro?


Quiero seguir desarrollando ese estilo propio, leal a lo que me apasiona. Voy a seguir trabajando en proyectos de cine y quiero explorar los distintos ejes que están alrededor de mi carrera artística. Más a futuro me sueño tocando en el Tomorrowland, que además es un festival donde normalmente hay muy pocas mujeres, y sería una de las primeras latinas que entre a ese espacio. En producción musical, me encantaría poder producir algo con Max Martin, un productor que he admirado desde muy pequeña. En cine, me sueño de forma muy loca musicalizando una película de James Cameron; es mi gran sueño.

 

 

 

VER TAMBIÉN

Por un mundo más cursi: Pedrina y Río

Cuando el alma va de fiesta por la vida

Recomendado artificial: Pet Sounds

 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Noviembre 2017
D L M X J V S
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

telegramas-bt

canillitas

paute-bt