LaRadiola
Volver
Escrito por : Ana María Enciso

 Hablamos con Armando Rodríguez, director del colectivo Concienbiciate, sobre el LoozaFest, a donde iremos entre bicicletas, amigos y buena música, el 10 y 11 de diciembre.

 

Guatavita

 

 

Llegué a La Guarida un viernes por la tarde. El bici-café, con su nombre de Salón de la Justicia, estaba vacío, despertándose para la actividad que tendría por la noche. Me recibió Armando Rodríguez, director del festival LoozaFest, del colectivo ConcienBiciate y dueño de La Guarida. Hay quienes aprenden a vivir haciendo mil cosas a la vez, como entrenándose para adquirir el don de la ubicuidad, y eso era lo que intentaba Armando mientras terminaba de organizar todo antes de que empezáramos la entrevista. “Perdona. Esta es una casa de locos, ya te vas a dar cuenta”, me dijo al salir de la cocina, camino a recibir una bicicleta que iba para mantenimiento. Detrás de él trotaba Menta, la perra atigrada de La Guarida, que lo seguía con paso alegre y cara de absoluta adoración.

El movimiento en La Guarida empezó a crecer: llegaban personas, iban, venían, se saludaban todos entre sí, sonreían. Finalmente nos sentamos a conversar.

LoozaFest es el segundo festival que organiza el colectivo Concienbiciate. El primero fue el año pasado, en Suesca: bicipaseo de Bogotá a las rocas de Suesca, camping, fiesta por la noche y al día siguiente escalada, yoga, ciclomontañismo… en ninguna parte hablan de cómo fue el regreso de los más de 1000 asistentes, con el agotamiento que tendrían y la misión de seguir pedaleando hasta la casa. Este año decidieron repetir y hacer crecer este festival alternativo sobre dos ruedas. Será del 10 al 11 de diciembre, y va a ser grande.



Cuéntanos sobre el origen del festival, para quienes aún no lo conocen.

El festival ha sido un proceso. A modo personal, yo empecé con la producción de eventos hace un tiempo, unos cinco años, con un grupo de amigos en una empresa que se llama Darma Visual. Con ellos hicimos un par de actividades tipo fiestas, e incluso alcanzamos a traer un par de artistas internacionales. Gracias a esa experiencia surgió el alma de productor de eventos. Con ellos trabajamos más o menos año y medio y luego dividimos la sociedad. Fue entonces que empecé a trabajar con el tema de las bicicletas y cuando empezamos a posicionar lo que estábamos haciendo: la venta de bicicletas, la conformación de un colectivo que hace bicipaseos por la ciudad llamado ConcienBiciate y luego su crecimiento. Eso nos permitió volver a retomar el tema de las fiestas y la convocatoria de la gente a estos espacios más de diversión, de conocer gente nueva, de vivir ese ambiente fiestero chévere social, que prestan estos espacios. Empezamos con fiestas el año pasado. Además, nosotros, con el colectivo ConcienBiciate, organizábamos una acampada de fin de año para celebrar las actividades de todo el año, pero nunca habíamos incluido el tema musical, y como el año pasado estuvimos trabajando con las fiestas bajo el nombre de “Las Nasty Party” hicimos varias fiestas y dijimos: “Bueno, todo el año hicimos fiestas, ¿por qué no unificamos estas dos ideas de nuestra acampada de fin de año con el tema musical?” Al principio dije: “Montamos una tarima pequeña, invitamos amigos DJ’s…” que fuera un formato mucho más pequeño de lo que fue la primera vez, pero desde la primera publicación que hicimos en Facebook el evento empezó a tener muy buena acogida. Esa primera publicación fue casi tres semanas antes del evento, así que fue arrollador: asistieron más de 1500 personas a esa primera versión y fue una experiencia muy bonita. Además aprendimos un montón porque hacer una fiesta es muy diferente a crear un espacio de estos donde el público quiere vivir experiencias nuevas, cosas diferentes. Nosotros nos exigimos mucho por eso.


Digamos entonces que ese primero fue como un laboratorio que nos abrió las puertas para este segundo en el que, como abrebocas, cambiamos la locación: la primera fue frente a las rocas de Suesca. Para este año fuimos mucho más contundentes con el lineup. El mismo aforo nos permite apuntarle a artistas más grandes, más reconocidos, que lo están haciendo muy bien no sólo localmente sino también internacionalmente. Y también nos ha permitido pulir mucho más todas las experiencias que estamos poniendo en el festival para que verdaderamente se vuelva un evento cargado de momentos inolvidables, y para seguir aportando a la proyección que tenemos como proyecto, porque lo estamos tomando muy en serio. No solamente queremos ser un festival musical sino de experiencias, porque después de haber vivido el festival eso también deja una semillita, unos asistentes, ¡para que seamos cada vez más buena papa!


 

¿Qué más han planeado? ¿Qué va a cambiar con respecto al año pasado?

Este año nos estamos aliando con un par de marcas y ONGs que están patrocinando el festival. También vamos a contar con unas experiencias más elaboradas, para que la gente se vaya con un muy buen recuerdo. Habrá experiencias que no tuvimos el año pasado, que están enfocadas en la diversión. Además de eso, este sitio (no les puedo describir mucho) tiene varias cualidades que vamos a potencializar para que puedan disfrutar de todo el espacio. Las tarimas también cambian. El año pasado teníamos dos: una mediana–pequeña y una pequeña. La pequeña era de bandas acústicas y la mediana–pequeña era de DJs principalmente y tenía mayor protagonismo porque teníamos pantallas LED grandes y un montaje más pro. ¡Y para este año nos atrevimos a hacer dos escenarios más grandes! Ambos igual de grandes. Para darte una idea, serán como el escenario pequeño de Rock al Parque, como el escenario Bio.

En realidad todo lo estamos haciendo en pro de que la gente se lleve una sorpresa cuando entre al festival, porque sabemos que en ningún momento se podrían imaginar todo lo que estamos planeando y ¡ese factor sorpresa es lo que nos va a garantizar que sigamos haciendo esta vaina durante muchos años!

¿Cómo decidieron el perfil musical del festival?

Varios de los que estamos a la cabeza del grupo somos muy melómanos. Personalmente, me encanta la fiesta, me encanta la música… el cambio que genera en las vidas de las personas. Al igual que la bicicleta, la música es un generador de cambios, así que unir estas dos cosas para mí es muy bonito y es lo que verdaderamente hace esa semillita de consciencia que queremos difundir.


La gran mayoría de las bandas que se van a presentar, que no son tan famosas, son conocidos nuestros. Creemos que tenemos un buen oído musical y reconocemos el talento cuando lo vemos. El cartel, que no es tan reconocido, es personas que aman lo que hacen y dejan ver en su producto final: su música. Y eso nos lo han transmitido cuando los hemos visto en vivo. Aparte, los artistas más reconocidos de este año son de una talla más grande que el año pasado, pero los hemos invitado por las mismas razones: son artistas que hemos visto en vivo, que nos ha gustado mucho su puesta en escena y lo están haciendo muy bien a nivel local e internacional. Nos gusta reconocer ese talento y para nosotros es un honor que hayan aceptado nuestra invitación a hacer parte del festival. Finalmente, también queremos visibilizar esas iniciativas alternativas, que de pronto no son tan comerciales como otros artistas, pero que tienen un calidad enorme, aunque no mucha gente la reconozca. Como el público bici es tan diverso, queremos abrirle los oídos a ese mundo musical que hemos podido vivir y brindarle esto a todo el público que se apunta a este cartel más alternativo, conciertero, y que está en búsqueda de nuevas experiencias. El festival también es eso: un todo que se convierte en una experiencia que no se ha brindado oficialmente en algún otro evento similar a este.

 

 

 Retomando el tema de la música, ¿cómo ha sido la tarea logística de hacer estos conciertos en la locación que eligieron?


Ese fue un dolor de cabeza que sufrimos el año pasado: el lugar donde lo hicimos el año pasado es una locación que sólo contaba con acceso de tren o peatonal [risas]. Así que tuvimos líos con la producción que afortunadamente nadie se dio cuenta porque no habíamos publicado oficialmente qué iba a pasar, a qué hora… fue más sorpresa y al final la gente no lo percibió. Pero tuvimos un retraso gigante, más o menos de seis horas, en el montaje de todo. Creo que este es un lío que ya está súper resuelto para esta versión.

¿Qué recomendaciones tienen para los asistentes?


A la gente que vaya en bici: pueden llevar su equipaje tranquilamente. Nosotros nos encargamos de llevarlo todo. Tendremos servicios que escoltarán toda la rodada: servicio de camión escoba, bus escoba y ambulancia. Por ejemplo, si alguien se pincha, se vara, o algo por el estilo, tendremos este camión escoba que irá equipado con dos mecánicos súper talentosos que resolverán cualquier falla que pueda tener una bici, mientras la persona perjudicada se monta en su bus, cómodamente, y no se despega en ningún momento de la rodada general. Al igual que si de pronto alguien se cae o sufre algún accidente, tendremos también una ambulancia preparada para socorrer cualquier urgencia.


También les recomendamos llevar buen abrigo. En Suesca habrá mucho calor humano pero en las noches es frío. Ojalá lleven una buena carpa, por si de pronto hay una llovizna, que no se vayan a mojar; que no vayan a sufrir una mala experiencia con el tema del camping sino que sea algo divertido. Las zonas del camping las tendremos delimitadas, para que sean mucho más fluidas, para que la gente pueda caminar, para que sepan dónde están ubicados y no se vuelva caótico el tema de las carpas. También tendremos diferentes opciones de comida. Por el momento tenemos ya ocho opciones diferentes de comida confirmadas: hay opciones vegetarianas, postres, desayunos… queremos que puedan tener un buen rango de opciones, que coman rico y apoyen a los emprendedores. Los precios van a estar desde 4.000 a 15.000 pesos. Queremos que sean precios cómodos también.


Tendremos una feria un poco más pequeña de emprendedores, para que vayan, conozcan, hagan el gasto si quieren. ¡Y muchas sorpresas!


La principal recomendación es que vayan con toda la disposición de pasarla delicioso. Como siempre, mucho autocontrol, estar pendientes, cuidarnos unos a los otros: somos todos una familia, todos vamos con la intención de pasarla rico y divertirnos, y así mismo va a fluir la energía de todo el festival. Y cualquier cosa que vean, que de pronto no les haya gustado, agradeceremos que nos la comuniquen para tenerla en futuras versiones del festival.

 

----------

Quienes estén interesados en asistir al LoozaFest, pueden consultar el costo de la boletería y los lugares de venta en este enlace. Los puntos de encuentro el 10 de diciembre serán: Para ciclistas: 8 am en la Calle 165 con Cra 14ª (es un parque). Salen a las 9:30 am. Para ir en bus: En el parque detrás del Éxito de la 170 a las 11 am y a las 2 pm.

 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
VER TAMBIÉN:
 
Echando lora con el Callegüeso
Ali Stone: una Dj de nuevas armonías
Por un mundo más cursi: Pedrina y Río
 
 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Noviembre 2017
D L M X J V S
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

telegramas-bt

canillitas

paute-bt