LaRadiola
Volver
Escrito por : Mauricio Arévalo Arbeláez

  La  legendaria agrupación colombiana de rock nos invitó a un ensayo y conversó con nosotros sobre su regreso a la escena musical después de diez años de ausencia. Entrevista de nuestro director Mauricio Arévalo. Fotografías de Carlos Corzo. 

 

Ultragenoportada

 Ultrágeno por Carlos Corzo. Amós Piñeros, Juan Camilo Osorio, Andrés Barragán y Santiago Paredes

 

"¿Cómo era eso?", pregunta Amós Piñeros, vocalista de Ultrágeno, después de interrumpir la canción que están ensayando. Andrés Barragán, el guitarrista, tiene a la mano un Iphone. Seguramente el suyo. Le da play a la canción y escuchan. Sí, los integrantes de la mítica banda que se reencontrará en los escenarios este 10 de agosto para celebrar los veinte años de su primer álbum y los diez de su último concierto, se detienen durante un par de minutos para escucharse a sí mismos. "¿Tocamos igualito?", pregunta Barragán. "Igualita", le responde Santiago Paredes, el bajista. Arrancan de nuevo.


Son las nueve y pico de la mañana y yo no he desayunado. Estoy sentado, escuchando y observando. Tomo apuntes mientras el fotógrafo hace lo suyo durante el ensayo. "Ah, ya me acuerdo", dice Piñeros cuando terminan la canción, "ya me volvió la estructura a la cabeza".


Queda ensayada, por hoy, Divino Niño.


"Vamos a ensayar hasta las 10 y ahí charlamos, ¿les parece?", me pregunta Juan Camilo Osorio, el baterista. Yo asiento intimidado. Estoy de intruso, espiando un backstage que suena a nostalgia y a expectativa al mismo tiempo.


Lo dan todo en el ensayo, de seguro como lo darán en el concierto.  
Su regreso es esperado. Muy esperado. Y ellos lo saben.


"Hagámosle mientras desarmamos esta vaina", me sugiere Osorio.


Y comenzamos.

 

 


¿Qué motivó el regreso de Ultrágeno?

 
Osorio: Estamos celebrando veinte años de nuestro primer disco y diez años del último concierto; lo estamos conmemorando con una canción nueva que acabamos de lanzar, Lo que tengo, y las dos fechas de concierto. El otro proyecto importante, que es como el hilo conductor de todo esto, es un documental con el que estamos contando la historia de la banda, la historia del sonido y con el que estamos documentando todo este reencuentro. Por ejemplo, estamos resaltando qué era lo que hacía el sonido de Ultrágeno importante, cómo era nuestra manera de trabajar, cómo era la escena en la que trabajábamos, con el fin de poder documentar y poder compartirlo con los fans de la banda, las nuevas generaciones y otras personas que están interesadas en el trabajo de Ultrágeno.

 


¿Cómo ha sido ese reencuentro, volver a engranarse entre ustedes y volver a encontrarse con su música?

 
Piñeros: Ha sido… chévere (Risas) Bien, realmente. Creo que ya lo habíamos notado una década atrás cuando nos reencontramos: no hace falta mucho tiempo para tener una sinergia clara, al menos como personas. Musicalmente tardamos un rato en ponernos a punto, pero tenemos la misma energía y la misma comunión que hace veinte años. Ahora la podemos notar, ya un poquito más cuchos, pero seguimos conectando bastante rápido. No sé como describirlo pero, cuando nos encontramos, es como si siempre estuviéramos parchando juntos, o como si no hubiéramos dejado de tocar. Esa es mi sensación.

 
Cuando se menciona a Ultrágeno, siempre se habla de una 'banda de culto'. ¿Esto significa algo para ustedes?


Osorio: La verdad queríamos montar una iglesia, pero no pudimos… (Risas)


Barragán: Lo de culto para nosotros de hecho es lo más importante porque nosotros nunca quisimos tocar pensando en que grandes masas nos siguieran, o que sonáramos en radio, o que trajera mucho dinero; el punto era tratar de dejar como un legado, una voz muy propia, muy auténtica, diría, y el hecho de que haya gente ahorita que todavía le pare bolas después de veinte años nos demuestra que alguna voz encontramos… Y eso para mí es el dato más importante: que todavía haya gente ahí pendiente. Es lo más bonito y tiene que ver con la razón por la cual lo hicimos.

 
Paredes: Lo del culto creo que tiene mucho más que ver con la gente que vive Ultrágeno que con la banda en sí. El culto es… pongámoslo en estos términos: el culto tiene que ver es con la Razafuria (como se denomina el movimiento que sigue a la banda). Nosotros fuimos tan de buenas que los seguidores de la banda crearon esta memoria que sigue viva dentro de la escena.

 

Ultrageno2

 Fotografía de Carlos Corzo

 

¿Qué expectativas tienen de volverse a encontrar con su gente?

 
Barragán: Yo creo que lo más importante ahí es celebrar; celebrar que el vínculo exista después de veinte años. Realmente es una experiencia nostálgica para mí, es simplemente acordarnos lo bonito que fue hace veinte años y que aún hoy estemos vinculados. Es celebrar también el reencuentro con la gente que nos vio hace veinte años, gente que nos ha ido recorriendo después, gente que después se enganchó, e incluso gente que ni siquiera nos ha visto en vivo nunca pero está enganchada.

 
Piñeros: Es un lujo tener, a estas alturas, la celebración de 20 años de una banda que lleva inactiva 10 años y que tuvo una época de funcionar a tope, que está ya lejana, y aun así ver que la primera fecha para el concierto ya está agotada. Es un lujo ver que la gente esté dispuesta a celebrar que estamos vivos después de 20 años. No sé si la banda tenga perspectivas reales de hacer más cosas aparte de esta celebración, pero ya el hecho de que estemos aquí juntos los cuatro y que se esté preparando un concierto… eso es un gran lujo.


Hace 20 años se hablaba de un momento cumbre aquí en Colombia de la escena musical, especialmente del rock. ¿Qué encuentran diferente o parecido a ahora? ¿Cómo los recibe la escena en este momento?

 
Barragán: Ahora está mucho más profesional. Cuando nosotros estábamos tocando todavía era muy guerrero: ya había managers, ya había ingenieros de sala, ingenieros de monitores… pero a los comienzos de los noventa, eso no existía. Nosotros la primera vez que vimos un ingeniero de sonido real y un stage manager fue cuando vimos a A.N.I.M.A.L en Rock al Parque. En cambio, hoy en día ya hay bookers, luthiers, managers… hay de todo. La escena está mucho más madura y es chévere ver lo que está pasando hoy en día.


Piñeros: Hemos llegado a una conclusión en estos días de cómo tenemos que hacer una sinergia con la escena actual de Colombia o en general del mundo, porque nosotros crecimos en una expansión analógica: pegando carteles, de voz a voz, y quedamos, o yo quedé por lo menos, con un imaginario distinto al que tienen los proyectos musicales hoy en día, y eso hace que de alguna manera tengamos un poco más de romanticismo; y nosotros así tan románticos hemos de aprender de esas nuevas generaciones que son muy prácticas y que tienen ya unos métodos claros para hacerse ver al mundo a través de las redes, a través de las nuevas tecnologías. Por otro lado, es clave que esta gente, que está un poco deshumanizada a través de las redes y las nuevas tecnologías, encuentre esa pasión visceral que se vivía en los noventas y principio de los 2000.

  

 ultrageno3

¿Qué tan importante fue Rock al Parque para ustedes en ese momento y qué tan importante es hoy para la escena?

Piñeros: Siempre he dicho que para nosotros ha sido muy importante; para mí, en particular ha sido una gran escuela. Pero es un arma de doble filo: Rock al Parque es una institución gubernamental que, a través de sus 25 años de existencia, no ha sido capaz de hacer un manual de protocolos y no ha hecho acopio de toda esa experiencia porque de gobierno en gobierno se han ido jugando las fichas sociales que eso significa. Rock al Parque es una escena, es un festival, en donde se puede tocar y es chévere tocar, pero ni es el mayor logro para una banda en Colombia, ni es tampoco el mejor escenario a pesar de que tiene una tecnología a nivel de cualquier otro festival en el mundo. Pero entonces existe ese punto en el que la gente deposita demasiadas esperanzas en el festival… y no es para tanto. La gente, la población en general, también se lo toma muy poco a pecho, como que exige muy poco. Los músicos se quejan mucho de las roscas, se quejan de si tiene autenticidad, de si es rock o no, pero, por otro lado, exigir una calidad en cuanto a sonido, en cuanto a producción y eso… Lo que sí creo es que hoy en día hay una gran lección: el público se comporta como si fuera un festival, y eso es algo que se agradece.

Santiago Paredes
Fotografías de Carlos Corzo
 

 

 ¿Y qué viene ahora?
 
Piñeros:
La idea es sacar más música si se puede… el punto es que nuestra logística particular es bien compleja: vivimos en distintos países, aunque ya probamos que podemos componer a distancia. Tenemos un estudio a disposición, la Ñ, que es el estudio al que yo estoy asociado. Sí hay más material pero por ahora hora no nos queremos presionar mucho con nada. Vamos un poco a repasar cosas que están inéditas y que no hemos sacado, o nuevas composiciones que están ahí en el tintero.

 

 ----------

Ultrágeno se presentará el 10 y 11 de agosto en el Auditorio Lumiere de Bogotá. Para más información, consulte este enlace 

@marevalo53
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
VER TAMBIÉN:
 
Echando Lora con el Callegüeso
Ali Stone: una DJ de nuevas armonías
Por un mundo más cursi: Pedrina y Río
 
 

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Noviembre 2017
D L M X J V S
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

telegramas-bt

canillitas

paute-bt